Banner

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en el logo

Banner

ACTUALMENTE EN TU KIOSCO

Banner
Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks
     
El lado bueno de las cosas ****
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Escrito por Miguel Juan Payán   
Domingo, 02 de Diciembre de 2012 18:07

El lado bueno de las cosas tiene elementos para figurar entre las nominadas al Oscar de este año.

Dramedia, la mezcla del drama y la comedia, en este caso con algo más de drama que de comedia. El director David O. Russell ya estuvo nominado a los premios de la Academia de Hollywood con su anterior trabajo, The Fighter, que llevó a Christian Bale y a Melissa Leo a ganar las estatuillas de mejor actor y actriz de reparto, y le puso a él mismo en la lista de nominados como mejor director y mejor película. Previamente ya había demostrado con Tres reyes una habilidad especial para meterse en el territorio de los géneros más previsibles consiguiendo lo imprevisible a través de toques personales. Lo mismo que hace en El lado bueno de las cosas. A primera vista parece una historia que engancha sobre todo con la tradición de ilustres predecesoras reconocidas por los Oscar, como Marty (Delbert Mann, 1955) y Charly (Ralph Nelson, 1968), abordando el trastorno bipolar del protagonista con mucha más solvencia que las edulcoradas y falsas peripecias del maníaco depresivo interpretado por Richard Gere en Mr. Jones (Mike Figgis, 1993), pero luego da un giro hacia el final del relato y se instala en parámetros más comerciales, buscando la satisfacción de un público que siempre prefiere el final más cercano al optimismo, lo que le resta algo de fuerza. Lo curioso es que a pesar de ese pacto con el optimismo desde un arranque tan pesimista, incluso desgarrador en algunas escenas, como la de la búsqueda de la cinta de vídeo de la boda, la película no pierde su fuerza inicial, y sostenida sobre un tratamiento visual que nos mete de cabeza en la trama junto a los personajes, navega firmemente hacia el territorio del disparate entrando incluso en el campo de juego de la comedia romántica.

He de decir que no me gusta nada la comedia romántica que se hace hoy en día. Me resulta tremendamente aburrida porque resulta muy previsible, sin sorpresas, sin giros. Sin embargo me ha gustado El lado bueno de las cosas. Incluso con ese azucarado mensaje de optimismo final, que habría preferido algo más agridulce, principalmente para mantener la coherencia con la primera parte del relato. No ha sido así, pero se lo consiento, porque Russell ha conseguido jugar con el espectador hasta hacer que incluso mi instinto nihilista y mi escepticismo ante las emociones humanistas más espontáneas se dejen enredar para pedir un final lo más optimista posible para estos personajes maltratados.

Eso es también mérito de un reparto que trabaja sobre el eje esencial de la pareja protagonista, Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, con papeles claramente mucho más completos e interesantes que los que les ha tocado interpretar hasta el momento en su trayectoria como estrellas. En torno a ellos, prestando una solidez impecable a esa fauna que va deslizándose hacia el disparate a medida que progresa la trama, hasta llegar al desenlace convertida en una auténtico coro de lunáticos, cada uno con sus propias manías que añadir al puzle de patología mental que ya reúnen los dos protagonistas, encontramos el mismo juego sólido con los personajes secundarios que Russell ya desplegó en The Fighter. El padre supersticioso hasta la manía persecutoria que interpreta Robert De Niro es uno de los mejores trabajos del actor en los últimos años, uno en el que no se parodia a sí mismo, sino que vuelve a trabajar la construcción de un personaje con todo el temperamento de gran actor que acompaña a esta figura imprescindible para explicar el cine norteamericano de las últimas cinco décadas. No hay nada de la sobrexplotación o la autoparodia que marca algunos trabajos recientes del actor. Esas mirada de De Niro viendo salir a su hijo de casa son arte porque resumen perfectamente con el mínimo de gestos todo lo que pasa por la cabeza de ese padre preocupado y desorientado frente a su hijo considerado al mismo tiempo como figura afectiva y como auténtico problema cotidiano. Además cada personaje secundario está cuidado para construir un mundo en el que entramos como si estuviéramos viendo un docudrama o un reality show de los que se han hecho tan populares en la televisión en los últimos años. Esa madre del protagonista interpretada por Jacki Weaver merece estar entre las nominadas de este año a la mejor actriz de reparto. Viéndola a ella y a De Niro seguramente muchos padres en situaciones similares llegaran a reconocerse totalmente en ese laberinto sin salida. Otro ejemplo del cuidado en los personajes secundarios lo encontramos en las dos breves escenas de diálogo con el amigo interpretado por John Ortiz, con ese desenlace donde le confiesa que se va al garaje a escuchar discos de Metallica y Megadeth y destrozarlo todo, o en ese encuentro con el hermano mayor interpretado por Shea Wigham (el hermano menor de “Nudillos” Thompson en la serie Boardwalk Empire), que pone de manifiesto la falta de sensibilidad familiar con el problema del protagonista. Russell no necesita mucho metraje para dejar totalmente definidos e incluso desarrollados esos personajes secundarios pero esenciales para la historia.

Quizá lo más flojo de la propuesta es esa actualización de la fórmula argumental de Cyrano de Bergerac que gira en torno a la carta y ese desenlace estilo Dirty Dancing que me dejó un poco fuera de juego respecto a todo lo que tanto me había gustado en la primera entrega del relato.

Pero nada de ello resta un ápice de atractivo a este drama con algunas gotas de comedia romántica que engancha al espectador con fluidez y naturalidad y tiene todos los elementos necesarios que suelen llevar a algunas películas a competir por los premios de la Academia de Hollywood.

Una buena alternativa a las ofertas oscarizables de Lincoln, Los miserables y La vida de Pi.

Miguel Juan Payán

Opiniones del público a cargo de nuestro redactor Víctor Blanco.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

Última actualización el Martes, 12 de Febrero de 2013 14:49
 

Síguenos

Revista Accion- cine en LinkedIn

Follow Me on Pinterest

Follow us on Twitter

Follow us on foursquare

Follow us on Twitter

skype_200

Contáctenos por Skype y realice su pedido de revistas, calendarios o libros

My state

LO MAS LEIDO

Artículos relacionados

http://www.wikio.es

LINKS DE INTERES

Banner
Banner

Miradir - Directorio hispano